Mundo | 19/11/2019

Bolivia Seis muertos tras una represión de militares y policías a una protesta en una planta de gas

La cifra de muertos desde el 20 de octubre ronda los 30, mientras que más de 700 personas sufrieron heridas en el país vecino.

Seis personas murieron durante una protesta contra el nuevo gobierno que fue reprimida.

Las Fuerzas Armadas y la Policía de Bolivia reprimieron hoy a un grupo de manifestantes que bloqueaban una estratégica planta de hidrocarburos de El Alto, cerca de La Paz, y mataron al menos a seis civiles.

Después de reiteradas amenazas del gobierno autoproclamado de la senadora Jeanine Áñez, cientos de militares y policías rodearon la planta de Senkata y avanzaron hasta retomar el control de la entrada y salida de camiones.

La prensa boliviana informó en un principio que los militares y policías dispararon granadas de gas lacrimógeno para despejar el camino hacia Senkata, pese a que los manifestantes aseguraron que accedieron a permitir el paso de la caravana que trasladaba gas para la capital.

Poco después el canal ruso RT mostró imágenes de corridas y represión con armas de fuego.

Un informe de la Defensoría del Pueblo, que citó el diario local La Razón, destacó que al menos seis manifestantes murieron y alrededor de 30 resultaron heridos

El secretario ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Paulo Abrão, aseguró que el saldo de víctimas en Bolivia desde las elecciones del 20 de octubre ronda los 30 muertos y 715 heridos, y anunció que el viernes llegaría al frente de una comitiva para evaluar durante cuatro días la situación en el país andino.

Desde Nueva York, el secretario general de la ONU, António Guterres, también expresó su preocupación y pidió a las autoridades en Bolivia que "muestren contención".

En tanto, la casa de la alcaldesa de El Alto y opositora a Morales, Soledad Chapetón, fue incendiada.

GT